lunes, 16 de junio de 2014

Vailima, un salón de té para soñar

Hay sitios taaaan bonitos que te gustaría quedarte en ellos para siempre. Para mí, lo importante es que tengan encanto, que sean únicos, que no los encuentres en otro lugar y que te enamoren nada más verlos.

Por eso, cuando vi Vailima dije “yo quiero venir aquí”. Así que ni cortas ni perezosas Marta y yo nos fuimos una mañana a desayunar y ponernos al día. Ayyyy, lo que echo de menos esos días ociosos…

Y el lugar no decepcionó. Un salón de té muy bonito y que transmitía mucha paz. NI siquiera a la hora de la comida (sí, sí, nuestro desayuno se alargó mucho, jeje) se oía ruido de platos ni de cocina. Todo un lujo.


Al entrar, llaman la atención los productos que dan origen a este lugar, los tés. Más de 150 tipos que puedes comprar de muchas maneras. Al peso, en bolsitas en cajas de metal muy bonitas… Es una idea genial también para regalar.

La carta tiene variedad, pero sin excesos. Sándwiches, quiches, ensaladas… El desayuno es muy variado aunque no es muy abundante para su precio. Si vas a Vailima buscas otra cosa. El ambiente, el espacio, el trato, la originalidad… Las tazas son como las de nuestras abuelas. Un estilo vintage muy cuidado que te atrapa.

También hay menú del día. Unos diez euros un plato con postre y bebida. Suelen tener tres a elegir y, aunque no he llegado a ir para comer, siempre tienen muy buena pinta. Muy ricos, eso sí, los dulces. Todo elaborado artesanalmente cada día. Se nota porque, además de ricos, la variedad aquí sí que es muy grande.

Ahora con el calorcito, han sacado un par de mesas a la calle con vistas a la puerta de Alcalá. Un pequeño rinconcito de paz en el centro de Madrid.














Vailima  
C/ Salustiano Olozaga, 18. 28001. Madrid
91 390 09 55

Horario de 9.00 a 21.00 h. 

2 comentarios: